Volumen Facial / Labios

Los rellenos faciales son una magnífica opción para corregir de forma eficaz, rápida y cómoda las arrugas, depresiones y pequeños pliegues de la piel. Asimismo, gracias a las innovadoras técnicas de relleno se consigue aumentar el volumen de los labios y se puede moldear el mentón y los pómulos.
Existe una amplia gama de sustancias biocompatibles, similares en textura y elasticidad al tejido conectivo del organismo. En Helvetia Clínica le aconsejaremos la utilización de un tipo de relleno u otro tras estudiar sus características y necesidades.
La infiltración del relleno, en lo que a profundidad y cantidad de producto se refiere, varía dependiendo del tipo de piel y del problema a tratar. En general los productos que se inyectan reemplazan sustancias determinadas que se encuentran de manera natural en la piel, pero que se han ido deteriorando por las agresiones externas y el paso de los años.
La sesión de relleno facial sólo precisa de 15 a 30 minutos, tras los que el paciente puede reincorporarse de inmediato a sus actividades cotidianas. En función del material de relleno empleado y del defecto a corregir, pueden ser necesarias una o varias sesiones, más o menos espaciadas en el tiempo.
Existen dos tipos de materiales homologados por sanidad :

  • los reabsorbibles, con una duración menor a 1 año
  • los semipermanentes, con una duración de varios años

Cada uno de estos materiales tiene sus indicaciones específicas. Son fáciles y cómodos de implantar, no es necesario someterse a pesadas pruebas alérgicas y consiguen una duración cada vez más prolongada en el tiempo. Se colocan mediante una jeringuilla precargada, mediante una aguja muy fina o una cánula, de forma no quirúrgica y prácticamente indolora. Se rellenan arrugas o matizan imperfecciones sin tener que someterse a intervenciones de mayor envergadura ni modificar los hábitos de vida.
Tras la infiltración no son necesarios unos cuidados especiales, basta con no gesticular demasiado las primeras horas y aplicarse un protector solar.

Su uso es bastante seguro aunque naturalmente siempre existe la posibilidad de que la zona infiltrada se inflame, una hinchazón que no suele durar más de 48 horas o de que se produzca un hematoma al pinchar un pequeño vaso sanguíneo.

Los comentarios están cerrados.