Existen varios preparados famacológicos de Toxina Botulínica Tipo A purificada, un producto cuyo efecto consiste en paralizar selectivamente la musculatura. Su acción tiene lugar en la región de transición entre el nervio periférico y el músculo. La toxina actúa de forma local mediante el bloqueo de la liberación de acetilcolina, lo que se traduce en una parálisis muscular temporal. Al dejar de contraer el músculo durante algún tiempo, se atenúan las arrugas. La dosis empleada en cada inyección es mínima, por lo que se trata de un medicamento completamente seguro si se administra por un médico especialista. Produce un efecto que dura entre 2 y 6 meses, al término de los cuales, se recupera el estado inicial.
El efecto paralizante controlado de estas inyecciones  está indicado en medicina estética para el tratamiento temporal y reversible (no definitivo) de las arrugas producidas por la actividad muscular exagerada de diversas zonas, es decir, las que aparecen a causa de los gestos que se hacen al reír, al llorar, al preguntar...

  • alrededor de los ojos (zona periorbitaria) - "patas de gallo" = M. Orbicular
  • entrecejo (zona glabelar) - "ceño fruncido" = M. Corrugador
  • frente (zona frontal) = Músculo Frontal

pero no sirve para eliminar las arrugas producidas por el sol o la flaccidez de la piel debida a la edad.
Otra indicación de la toxina es el tratamiento de la Hiperhidrosis (exceso de sudoración) de las manos o las axilas, su uso permite corregir esta alteración durante unos meses, mejorando en gran medida la calidad de vida de los pacientes.
Los tratamientos se realizan en la consulta, de manera ambulatoria y no requieren ingreso. El efecto tarda en aparecer un día o dos y en ocasiones, después del tratamiento, pueden aparecer pequeños hematomas, que se solucionan a los pocos días. Puede ser necesaria una sesión de refuerzo a los diez días.

Los comentarios están cerrados.